León Cronista: Entre una estrella fugás y un corte de melena

Yulieski Gourriel 1

Por Arian Alejandro

Tres alegres gallos tomaron tres fuertes pósimas para convertirse en tres poderosos leones. Recibimiento radial, despedidas por la puerta de atrás, una neblina vestida de duda rodeaba el arribo de los bendecidos Gurriel a la capital de todos los cubanos.

Tres años duró el sueño de esos que un día gritaban, ofendían, maltrataban y hasta odiaban un apellido legendario de la pelota cubana. Porque créalo, las esperanzas de los aficionados citadinos e incluso de los medios de la ciudad para ver levantar un nuevo título a Industriales estaban depositadas en el temible swing de Yulieski, el innegable talento de Lourdes Jr y en la fe del resurgir ofensivo de un seguro guardabosques llamado Yunieski.

El muro que dividió una ciudad desde criterios hasta el regionalismo ya no existe. Adiós a la última estrella que aún presumía de inflar sus números en una depauperada Serie Nacional de Béisbol. Él ya no está y tras su sombra el hermano menor, del que queda, aún no hay noticias claras si seguirá llevando la I en el pecho. A todo esto, entre caras largas y optimismo disfrasado con infantiles justificaciones, comienzan a retumbar las peñas beisboleras con un mismo corillo: “Urgellés, Barcelán, y el resto, cuando volverán”.

Sumidos en una crisis, los Industriales; aclamados y detestados, ven peligrar su otrora paso firme a la postemporada. Su manager Javier Méndez se rompe la cabeza en busca de una fórmula que le permita despejar la derrota y así poder abrir nuevamente una ventana que brinde al menos luz tenue. Una posibilidad de respirar, tomar un segundo aire, pedir tres refuerzos; pero tres de verdad, con ambiciones, que ofrezcan equilibrio y que enciendan la mecha ahora opaca de los bates azules.

Nunca es tarde si la dicha es buena. Es momento de hombres con nombres. Malleta, Rudy, Frank Camilo, Stayler y lo que aún queda de Tabares, deben poner en el terreno la piel, la calidad y eso que los grandes sacan cuando la soga parece dar poco margen de tiempo. Sin vivir de lo insigne, de llevar a cuesta la mejor banca de la campaña, sin protagonismos individuales. Malos vicios fuera, místicas las justas, leones con sangre beisbolera, bienvenidos al momento de la verdad.

Nos vemos más allá del diamante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s