Aquella triple corona del PSV

Champions League

Tomado de Marca.com

Puede que a día de hoy cueste creerlo, pero hasta hace 30 años el PSV no era un grande de Holanda. Al menos no de la dimensión que tiene en la actualidad. Hasta 1985 el conjunto de Eindhoven sólo sumaba siete de las 22 Ligas que engalanan su palmarés, y sus éxitos europeos quedaban en una Copa de la UEFA ganada en 1978. Vivía a la sombra de dos gigantes, Ajax y Feyenoord, que representaban la confrontación entre clases de la capital, Ámsterdam, y el núcleo industrial del país, Róterdam.

Pero en la década de los 80 algo gordo empezó a cocerse en el equipo de la Philips. Jugadores de los grandes comenzaron a cambiar de acera y enrolarse al proyecto del PSV a golpe de talonario. Así, algunas de las estrellas de Holanda como Ruud Gullit, Ronald Koeman, Wim Kieft o Gerald Vanenburg pasaron a habitar las calles de Eindhoven. Mientras, Guus Hiddink, otrora futbolista del club, preparaba su salto al banquillo a la sombra de Jan Reker y Hans Kraay. Llegaría en marzo de 1987.

Por aquel entonces, el PSV ya era el amo y señor de la Eredivisie. Se había llevado el título en las dos temporadas anteriores y las ambiciones en Philips eran cada vez mayores. La marcha de Gullit al Milan en verano de ese mismo año supuso un varapalo enorme, pero Hiddink supo lidiar con ello. La columna vertebral de su PSV era una roca. Hizo de la seguridad defensiva su credo, y con ella fue superando a todo aquel que se pusiera por delante.

Van Breukelen, Gerets, Koeman, Vanenburg, Van Aerle, Kieft… Excepto el líbero rubito, el PSV era un equipo repleto de buenos jugadores, pero ningún crack. Salvando las distancias, aquella escuadra se asemejaba a la actual de Cocu, incluido su referente ofensivo, Wim Kieft, un tanque al más puro estilo de Luuk de Jong.

En la Copa de Europa nadie fue capaz de doblegar al PSV… ni tampoco de caer derrotado: los pupilos de Hiddink empataron todos los partidos desde cuartos -Real Madrid incluido- y se plantaron en la final gracias al valor doble de los goles fuera de casa. En el día clave, Van Breukelen decidió en la tanda de penaltis. Sumada la Orejona a sendos paseos en Liga y Copa, el PSV se convertía en un equipo histórico: el tercero en lograr la triple corona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s