Cholismo 3, Barcelonismo 0

1442091659_extras_albumes_0_480

Por Arian Alejandro

Justicia. Así se resume el duelo Atlético de Madrid-Barcelona en los cuartos de la Champions League. Aunque les duela a unos, otros se regocijen y muchos lo agradezcan. La fe mueve montañas, El Cholismo rompe dogmatismos. Dos victorias en 17 partidos ante el Barcelona, dos eliminaciones de la gloria europea. Y un empate en Camp Nou, que dio la Liga a los colchoneros, que dejó vacío en 2014 el espacio que siempre se hace al inicio de la temporada en las vitrinas azulgranas.

Ni Brych, ni Rizzoli, ni el penalti que si lo era. Ah, y expulsados a montones que jugaron más de lo que permiten las normas. la maldita culpa que solo va desde el banquillo hasta los silbantes la tienen en realidad los once que salieron casi vivos en el feudo culé y después de 90 minutos de batallas no sabían a donde ir en el Calderón. Méritos para los que corren, los que saben pegar, los que intentan no dejar respirar, los que creen en su profeta. Es el Cholismo una vez más lo que tiene patas arriba al mismo Golead, que además no es el único que ha sufrido la euforia de esta religión hecha fútbol.

Fecha inesperada para el bajón que rodea la plantilla blaugrana. ¡A qué hora!, se preguntan unos, ¡Se terminó todo!, fatalizan otros. La liga y la copa ahora mismo no parecen ser consuelo para cubrir el anhelo de lo épico. No hay destinados para repetir la orejona.  La puerta queda abierta para los que iniciaron el camino como dueños absolutos, para los que se han quedado a segundos de saborear las mieles del éxito, para los que casi siempre sondean la posibilidad de encumbrarse o para los que no tienen ni idea de lo que es estar en esta planta del rascacielos llamado Champions.

¿Y la MSN? Se perdió en el césped de los halagos, en el cansancio de tantos remates, en los goles que nunca fueron. La guillotina para Luis Enrique, ¿Por qué?, sólo es responsable de no confiar en lo que tiene cuando de girar la cabeza y buscar soluciones se trata. No hay justificaciones, el talento, las estrellas, el favoritismo no tumba ideologías. La historia hablará de Messi y sus hazañas con fieles escuderos que regalaban magia, poder, arte balón al pie, pero también se escribirán pergaminos modernos que ayudarán a ver con más optimismo la fe cuando se toca el balón. Al que vestía la jerarquía no le aguantó el físico, a los aferrados les bastó una vez más el Cholismo. El atlético y Simeone saben dónde está el talón del semidiós de dos colores, como matar al monstruo de tres cabezas.

Que rebote el balonazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s