Hay que volver a las raíces

Ney

Por Arian Alejandro

Brasil, viste de fiesta, se arropa con la alegría y respira con un balón entre las piernas. El centenario de la Copa América es la justificación ideal para girar la cabeza hacia atrás, mirarse por dentro y volver a plantar la bandera que hondee al ritmo predominante de la samba en la cancha, esta vez en las que acogerán el más añejo de los certámenes continentales de naciones.

¿Crisis futbolera de color verdeamarelo?

El Mundial 2014 fue la confirmación del derrumbe de aquel misticismo que envuelve a cada una de las selecciones brasileñas de fútbol y que son considerados como favoritos en los distintos eventos. Eso ya ha cambiado. Perdido el respeto, se terminó la magia. Una goleada escandalosa en las semifinales de la cita planetaria ante Alemania no sólo hizo brotar lágrimas, sino que debió haber sido el detonante inminente para que Dunga no siguiera hoy en el banquillo de la canarinha.

Convocatorias a golpe de caprichos. Disposiciones tácticas alejadas de la idiosincrasia que provocó la casi eterna leyenda. Elecciones erradas de la capitanía, distante del concepto y de lo que se valora en cuanto a lo palpable. Preferencia por una depauperada liga local; cierto es que debido a la marcha desde edades tempranas de los principales talentos, pero Europa aún se ilumina con el quehacer atrevido lleno de total desparpajo del producto producido en el gigante sudamericano.

¿obligados a ganar?

En horas, Estados Unidos le dará la bienvenida a la Seleçao y todos esperan ver un acercamiento a las demostraciones del original y a sus mejores copias, las que deslumbraron al mundo, incluso sin ganar títulos, como aquella que comandaba Zico en 1982. Garrincha, Babá, Rivelino, Pelé, Falcao, Sócrates, Romario, Bebeto, Rivaldo, Ronaldo y Ronaldinho, dejaron legados históricos que no deben ser pisoteados ni modificados, la dialéctica no es compatible con el ADN del crack brasileño. Neymar, que no estará por decisiones de fuerza mayor, por instituciones que protegen sus piezas, es el último baluarte de esa larga lista maravillosa y pudiera convertirse en una estrella más en la que su luz se notaría opaca por no levantar al cielo el cetro y el grito de campeones.

La actual canarinha, con ausentes de peso: Marcelo, Firmino o Thiago Silva, se ha beneficiado en contra de la voluntad inicial de Dunga y de las lesiones y se ha reforzado con la presencia de elementos que brindan más esperanzas a esos fanáticos que hacen de las gradas una festividad contagiosa. Lucas, Kaká y Jonas se unen a la expedición verdeamarela y seguro harán más sólido un once inicial que se intentaba sostener en figuras experimentadas pero que sus momentos de glorias son periódico viejo.

Ecuador; sólido en su camino a Rusia 2018, Haití; caribeño con ansias de crecimiento ante los grandes de América y Perú; tercero en las últimas dos versiones de este torneo, serán los rivales que verá Brasil en la fase de grupos. Clasificar no debería significar problema, avanzar hasta el objetivo que tienen siempre todas las selecciones pentacampeonas del Mundo pudiera ser la duda que les acompaña en tiempos recientes. Para los reyes de las gambetas y las filigranas no basta con ganar, tienen que convencer y hacer disfrutar, aspectos que no aparecen a pesar de la materia prima; escasa para unos, estable para otros y abundante para unos pocos soñadores anclados en épocas pasadas. Lo que sí es inadmisible es ver entre los 23 elegidos a figuras que se aprovechan de las bondades del fútbol chino para destacar.

Los ocho veces campeones de Copa América y subcampeones en once ocasiones han obtenido cuatro primeros lugares en los últimos 20 años, dos de ellas ante Argentina, en el Clásico continental (Perú 2004 y Venezuela 2007). ¿Favoritos?, depende de quién responda, pero si los ancestros guían y los feligreses dan fe de ello en el césped norteño, la palabra definitiva se podría escribir en portugués.

Mi posible once de Brasil para esta Copa América: Diego Alves, Filipe Luis, Marquinhos, Miranda, Dani Alves, Luiz Gustavo, Casemiro, Lucas, Coutinho, Willian y Jonas.

Que rebote el Balonazo

Anuncios

2 Respuestas a “Hay que volver a las raíces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s