Venados perdidos en campo azul

HAB-VENADOS 24-6-2016

Por Arian Alejandro

El viernes 24 de junio parecía ser un día como otro cualquiera en las calles habaneras, nada más lejos de la realidad, al menos para quienes sentimos el fútbol local en el pecho. El equipo de la capital cubana jugaba un partido amistoso; sólo en nomenclatura, ante el elenco de la división de ascenso en México, Venados de Yucatán. Así cerrarían una campaña en la que domésticamente volvían a soñar con el título nacional, pero a falta de corona volver a estar en el podio ponía una nota con ribetes positivos, pues han sido el único conjunto que en los últimos cuatro años se ha mantenido entre los tres primeros, sin cetro, pero con estabilidad. Trabajo comandado por el DT Dariem Díaz.

La sede del partido sería la de los grandes acontecimientos en la isla si de fútbol se habla, el Pedro Marrero. Sin el público que ameritaba cita como ésta, sin himno  mexicano… sin y sin, nada frenó ni por suerte retardó el pitazo inicial. Dariem mandaba a la irregular cancha el once casi de gala, el mismo que le dio más alegrías que tristesas a lo largo de las insuficientes 18 fechas que componen la Liga Cubana de Fútbol: Cardoza, Lorente, Alarcó, Caballero, Nash, Vinent, Carlos Joan, Daniel Luis, Peraza, Baquero y Sanamé. Quizás tres elementos como Rivero, Oramas y Sarmiento, faltarían en la partida, pero lesiones y estrategias privaron verles desde el comienzo. No obstante todos tuvieron oportunidad a lo largo de los 90 minutos y un poquito más.

Los primeros 45 minutos fueron la confirmación de que en el deporte de vez en vez se unen el buen quehacer y la justicia. Los habaneros tras una rápida mirada a sus desconocidos rivales supieron como con sus virtudes dentro del rectángulo verde hacerle daño una y otra vez a unos Venados que se acercaban esporádicamente al arco defendido por Isaac a través de faltas lanzadas al corazón del área. Mientras los visitantes veían las constantes combinaciones mezcladas con el cuño de esta temporada, la velocidad por las bandas y la movilidad e intercambio de ambos extremos y de manera general de todo elf rente de ataque azul. Eddy, Roberto y Andy eran una pesadilla, mientras Saez, Yosvany junto a Fonseca eran un candado en la medular, amén de colaborar con la zaga capitalina en los apoyos defensivos para tapar espacios y activar los demoledores contragolpes que también caracterizan el juego táctico que plantea Díaz antes de cada choque. Dos centrales que unen experiencia y juventud en sus espaldas marcadas con los nombres de Yusvany y Daniel, así como dos laterales que aprovechaban las brechas para incorporarse de manera efectiva al ataque, hicieron fe en la vista de los presentes en la instalación futbolera. ¿Y el gol? También se hizo presente, Peraza firmó una diana de crack tras una excelente jugada nacida de una recuperación provocada por la fuerte presión de los locales y desató la algarabía como si una Copa fuese a levantarse al final del partido.

Luego del acostumbrado descanso, los cambios, la ansiedad por el triunfo y por qué no, el empuje de los que vestían de verde; a pesar de contar con un hombre menos, parecieron poner en aprietos a los citadinos, quienes entonces apostaron a las endemoniadas piernas de Yasnay, Montalvo y Orlendis como arma fundamental para herir a unos contrarios que en cuestiones del más universal no admiten ser vencidos por elencos formados en la mayor de las Antillas, pero les faltó algo más que tradición de la que siempre presumen en las canchas. Infructuosos los intentos de aproximación a la cabaña que terminó custodiando Danilo Torres tras un mar de sustituciones para que todos se llevaran el recuerdo, y claro, la victoria.

Un trabajo d equipo, un regalo a una plantilla que tiene aún mucho por crecer, pero lleva en su ADN lo más importante, el fútbol, el talento y lo han convertido en familia. El cierre perfecto tras más de ocho meses de duro bregar por estadios inadecuados, con transportes demorados, horarios alterados. No obstante, otro bronce a nivel de casa y exitosos minutos ante una legión foránea, que con respeto a su visión de los sucesos, se apena y esconde la verdad. Ganó La Habana, ganó el fútbol de los desconocidos, de los que pocos mentan cuando con cabeza fría digo sin miedo que son los mejores del mundo.

Que rebote el balonazo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s