Pep derrumba estereotipos

guardiola-mancity

Por Javier Argüelles. Tomado de 11 Ideal

A través de los siete años que lleva Pep Guardiola instalado en los banquillos siempre nos ha mostrado que su única manera de ver el futbol es siendo ofensivo protagonista dentro de los partidos. Con una ideología bien clara: ser dueño del balón para controlar el juego y sus espacios, presionar alto siempre al rival con intensidad para recuperar el balón rápido y cerca de la portería rival. Siempre con su proverbio de que mientras más rápido va el balón más rápido regresa y que lo suyo no es el tiki taka.
Después de la goleada de 4ª0 sufrida contra el Barcelona y los seis partidos sin ganar, se dispararon las alarmas en la base de su nuevo proyecto con el Manchester City. Sus críticos aprovecharon el facilismo de la derrota para declarar que en su filosofía solo existe un plan y que no tiene poder de adaptación.
Hoy el de Sampedor en la revancha contra el equipo de toda su vida dio un golpe sobre la mesa y enseñó al mundo que su ideología no es tan rígida como pregonan algunos. En esta jornada entendió que competirle la posesión al Barca es casi imposible, que salir desde el fondo era un suicidio. Su solución para esto modificó algunas de las constantes en su estilo, pero no la esencia. Esta vez ordenó a su defensa jugar en largo, buscando la banda izquierda de la defensa del blaugrana, ganar la segunda jugada era prioridad y para esto había que ser intenso y a partir de ahí construir el juego, esta vez siendo lo más vertical posible. Presionar la salida del balón de los catalanes de manera agresiva, casi hombre contra hombre, obligar a Messi y Neymar a retroceder muchos metros para recibir y marcación casi personal a Busquets para que no le manejara el partido, y con esto exigir a los centrales a tener mucho tiempo la esférica en su poder.
Plan simple e inteligente que le dio resultado y no solo por el facilismo de que ganó, sino porque compitió y miró a los ojos del posiblemente mejor equipo del mundo. Competir cuando las fuerzas están igualadas es la palabra de orden, pues los choques se deciden por pequeños detalles, en el primer juego mucho tuvo que ver el error de Bravo. Hoy hubo un antes y un después del error de Sergi Roberto que derivó en el gol del empate. Demostró que su visión de juego es mucho más amplia como ya lo había hecho en el Bayern y que encasillarlo es un error. Su filosofía no es un estereotipo, es una manera de interpretar el juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s