¿El Camp Nou busca un Ángel?

Paris Saint-Germain’s Argentinian forward Angel Di Maria celebrates after scoring a goal during the UEFA Champions League group A football match between Paris Saint-Germain (PSG) and Basel at the Parc des Princes stadium in Paris on October 19, 2016. / AFP PHOTO / FRANCK FIFE

Cuenta regresiva para el cierre del mercado estival y los 222 millones de euros que dejó Neymar en las arcas culés no encuentran dueño. Como toro desbocado hacia la cortina roja, la directiva azulgrana solo piensa en Dembélé y Coutinho como recambios al crack brasileño, pero Dortmund y Liverpool juegan con las ilusiones y las esperanzas de armar el elenco competitivo que exige Messi para dar el sí vestido de firma.

Leon Goretzka y Ángel Di María, son nuevos nombres que aparecen en la palestra pública para unirse al proyecto de Valverde. De momentos simples rumores, aunque en el caso del argentino, según la prensa catalana está cerca de fichar por el FC Barcelona. Creerlo o no, no es la cuestión, pero de hacerse efectivo, la inquietud me conduce a formular la teoría del 29, edad del “fideo”, y que encaja en la quinta del grupo que conforma la base del elenco azulgrana.

¿Necesidad o capricho?

Di María no me invita a otra cosa que no sean sino dudas a la hora de convertirse en alternativa a dar las alegrías que se buscan luego de perderse del verde las sonrisas de Leo gracias a las fiestas de Ney. El rosarino volvería a España luego de estar cuatro temporadas de blanco, pasando por la lista de los que han usado ambos colores. Con el Real Madrid en liga nunca pasó de las 10 dianas, pero si repitiera sus 49 asistencias, las ovaciones crecerían a la par de las cuotas goleadoras de su compañero de selección y del ahora pistolero dormido, Luis Suárez. No se le pediría menos, al contrario, más y más, hasta que el nombre de Neymar se vea allá, justo donde caen las estrellas fugaces.

En el PSG, equipo al que llegó procedente del Manchester United, donde no logró confort, se ha quedado corto respecto a las expectativas por las que fue contratado. Par de temporadas, aunque fue en la primera en la que sus registros hicieron cierta justicia al dinero gastado por él. Fueron 10 perforaciones y 18 pases a gol en la Ligue 1, suficientes para el título doméstico, pero la deuda en Europa estuvo incluso por debajo de sus números, tres balones a las redes y dos regalos para la gloria de otros.

En la última campaña su doble puñal clavado al elenco que hoy desea sus servicios, cuando cumplía 29 años y el baile parisino parecía liquidar los sueños blaugranas de continuar en la Champions, se apunta como lo más destacado en una temporada baja en cifras por todos los frentes. Sólo 7 goles ligueros y 4 en la máxima competición de clubes en el viejo continente ponen al versátil futbolista en la zona de Plan B, amén de las seguras trabas que pondría su actual conjunto tras el ambiente nebuloso entre las entidades por el caso Neymar.

A su favor, una Liga de Campeones a la espalda, la décima del Madrid, en la que se le otorgó el galardón a jugador más valioso de la final de Lisboa. Con este aval en tinta merengue, se coloca al final de la larga carretera que ya cansados caminan Robert Fernández y su camarilla técnica en busca del eslabón perdido. En contra, una cierta cantidad de onomásticos no acorde al perfil de las verdaderas necesidades catalanas, no disponibles para cualquiera y menos cuando el rendimiento se aproxima a estar aparejado a la curva descendente.

Si quieren tapar el hueco por urgencia, él podría actuar de extremo o volante por banda izquierda, aportando verticalidad, velocidad y buen juego asociativo. Si la intención es apostar por figuras que abarquen la tablilla a corto, mediano y largo plazo, mejor mirar para otro lado, o para donde están observando desde hace un mes. En Alemania e Inglaterra están las respuestas, aunque excesivamente caras. Quizás en Sudamérica esté el Santo Grial, no comparable, pero si efectivo, a menos coste y con opción a invertir en varios trillos. Gremio tiene a Luan Vieira y Ronaldinho ya lo recomendó, mientras Xavi pide conductor para el barco que creía iba solo y lo que está es atascado.

Sígueme en: @cronicaryan

PD

Desde una cabina de radio en la vieja habana apago el micrófono para convertir las gambetas en tinta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s