En Barcelona ahora todos quieren a Paulinho

Fueron 40 millones a nombre de José Paulo Bezerra, que estaba en China, lugar donde pocos se atreverían a pensar que el Barcelona buscaría refuerzo para una plantilla que veía escapar de sus filas a uno de los más talentosos del mundo, Neymar. El Guangzhou Evergrande del país asiático sacó buena tajada, incluso se dio el lujo de rechazar una primera oferta del Barça, hasta que Robert Fernández, secretario técnico culé, se decidió y abonó la cláusula para que el 14 de agosto se hiciera oficial el fichaje de Paulinho por la entidad catalana. Rompía todos los cánones en el mercado blaugrana a la par que pulverizaba el record de la venta más cara de la Superliga China, que hasta entonces era de 5 millones.

Posó para la foto con el número 15 el jueves 17 del pasado mes y luego declararía, sabiendo ya que su contratación no era bien vista por una gran parte de la fanaticada azulgrana, que llegaba para competir por la titularidad y para demostrar que podía llegar a ser un jugador importante en el proyecto del entrenador Ernesto Valverde. El mismo DT que lo catalogó como pieza distinta a lo que tenía dentro de su plantilla, por lo que aportaría un plus sobre todo en temas del juego físico. Paulinho fue una apuesta de André Cury, encargado por el FC Barcelona para seguir el mercado brasileño, y hoy con pocos minutos en el césped le comienza a dar la razón.

Si bien es cierto que su paso por el Tottenham no tuvo el resultado esperado para el club inglés tras su llegada en la temporada 2013-2014, avalado por su buen rendimiento en la confederaciones ganada por Brasil un año antes del mundial con 2 goles en 4 partidos, tampoco se puede calificar de desastroso, como superficialmente se quiere hacer ver. En esa primera campaña jugó un total de 30 partidos en la Liga Premier, anotando 6 goles y repartiendo 2 asistencias, números aceptables para un centrocampista que principalmente está para aportar ida y vuelta, algo que a priori sonaba compaginable entre su estilo y el fútbol británico. En su siguiente año su situación vino a menos y solo piso cancha en 15 ocasiones durante la Liga, colaborando con una única asistencia, lo que evidenció una pobre adaptación a la ciudad, al formato del torneo, decantándose entonces por el furor de probar la apartada competición China.

Más allá de los dos títulos en el certamen doméstico del gigante asiático y otros tantos en la Champions de dicho continente, la presencia de Tite en el banquillo de la canarinha para suplir al criticado Dunga, hizo que Paulinho volviera a vestir la chamarreta nacional, siendo puntal en esta nueva era de la seleçao, como ya lo hiciera con este mismo entrenador en el Corinthians hace un lustro. Por aquel entonces y a propósito de un duelo en Copa de Libertadores frente al Boca Juniors, Juan Román Riquelme lo bautizaría como el Frank Lampard negro: “puede jugar mal en un partido, aparecer y anotarte un gol, lo mismo que el jugador del Chelsea”. Desde aquella época el volante brasileño comenzó a forjar un idilio con los tantos marcados con la testa. Suma 18 con todos los clubes de primera con los que ha jugado.

En el Barça al parecer le ha venido bien el llegar con un perfil bajo. No es mediático, no está obligado a suplir ni a Xavi ni a Iniesta porque su tarea allí es otra, ya sea de cambio o de titular a él se le exigirá sacrificio, recorrido de área a área, amén de dejar detalles técnicos dignos de la escuela carioca. Desde que debutara con la playera azulgrana ante el Alavés, tan solo par de minutos, Valverde le empezó a dar algo más de tiempo, lo que supo aprovechar sin vacilación el 15 de septiembre, cuando entró al Coliseum Alfonso Pérez para ser el héroe de un partido en el que el Getafe había sido mejor. Bastó su primera combinación importante con Leo Messi para que no solo estrenara su cuenta goleadora, sino que además de darle la victoria a su equipo, mostraría el inicio de una conexión, que sin pretender compararla con su coterráneo, ahora en el PSG, puede brindar noches como la que se vería 3 días después.

Ante el Eibar y en su primera titularidad como culé, más allá de jugar los 90 minutos, presumiendo de su principal virtud, la potencia física, regaló un gol tras un saque de esquina; rareza en el planeta Barça hoy día, además de una sintonía con el crack argentino como si jugasen juntos hace mucho tiempo. Tuvo el tino de brindarle un pase gol a Lio, así como de iniciar varias acciones ofensivas desde ¾ defensiva, incluyendo la que terminó con la diana de Denis Suárez. Sin vacilación y con merecimiento el público reconoció su actuación coreando su nombre más de una vez.

El propio Denis lo califica de “animal”, quizás no le falte razón, porque Paulinho encima del verde no se amilana ni se esconde. Las carencias que le achacan suele minimizarlas con un despliegue futbolístico no acostumbrado en Camp Barça. Es cierto que su estilo no visita asiduamente la ciudad condal pero esto le da más realce a su labor y a lo que puede ofrecer en su futuro más inmediato. Pudiera ser un incentivo verle lo que aporta en el campo para traer a la Masia futbolistas de corte similar, abriendo una apertura a una nueva era en el ADN azulgrana, sin renunciar y teniendo como prioritario el sello de siempre.

Algo más le hace ganar seguidores en su corta carrera de blaugrana. Sus estadísticas en tan poco tiempo casi igualan la del desacreditado André Gomes. El portugués en una temporada y lo que llevamos de esta acumula apenas 3 goles y 2 asistencias, uno más en cada uno de los dos aspectos que el hombre que curiosamente pasara en su época juvenil por la liga de Lituania y de Polonia (FC Vilnius y ŁKS Łódź). El que despuntara hace nueve años en el Bragantino y al decir de su descubridor, Marcelo Veiga, siendo apenas un infantil cuando tocaba la pelota hacía silenciar los estadios, ahora cerca de las tres décadas de vida parece aprovechar su posible último vagón en la feria futbolística del viejo continente, al más alto nivel.

Sígueme en: @cronicaryan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s