Gol para el Barcelona

Munir se fue. A esta realidad “facilitada” prácticamente por Valverde, Abidal, Planes y todos aquellos que se encargan de buscar soluciones a la plantilla azulgrana, en casa o, en el revolucionado mercado de traspasos, tendrán que darle una solución. La inmediatez la marcarán los intereses y posibilidades económicas del club, quizás este mismo enero, aunque pensar a mediano plazo, dígase la próxima ventana de fichajes en el verano, no sería algo totalmente descabellado.

El canterano culé volvió el pasado julio a la Ciudad Condal, luego de una cesión; fructífera en lo personal, en las filas del Alavés, equipo con el que anotó 14 goles a lo largo del anterior curso. Munir no ha contado en demasía para el txingurri, quien ha preferido colocar a Messi en la posición de falso 9, antes que mandar a la cancha al futbolista de origen marroquí. Ya se habla de un pre-acuerdo con el Sevilla, amén de un seguimiento del Betis, pero al final, sea quien sea su destino, los colores blaugranas no los continuará vistiendo en su aún joven carrera. Pasó de ser una promesa, a tener destellos de crack periodístico, a no brindar las prestaciones esperadas con la chamarreta culé. Eso sí, si se es justo, tampoco es que le sobrarán los minutos para cambiar su destino.

Una vez comprendida la situación con el futbolista que también pasó por el Valencia en la temporada 2016-2017, tiempo en que llegaría desde el propio club al Barcelona, el también delantero, Paco Alcácer, las oficinas de la entidad catalana se han activado para brindarle a Ernesto la solución más adecuada. Lo importante será que esos que visten de traje, tengan en cuenta la idea del DT azulgrana, al que en más de una ocasión se le negó su petición o propuesta. Iñigo Martínez, Dani Parejo e incluso, la permanencia dentro del grupo de Paulinho, son algunos ejemplos.

Algo tiene que quedar claro y he de suponer que sea consenso de todos. El propio Luis Suárez ya lo ha declarado, entiende que el club esté en busca de una figura joven, que en un principio le dé descanso y, ya luego, sea su heredero como punta de lanza en el ataque blaugrana. Ahora, más allá de las opciones que se barajan, el paso inicial sería definir el momento de su desembarco en tierras catalanas. De Barcelona llegan noticas de que para el actual mercado invernal, si no hay alguna salida que reporte dinero; fuera del recibido por Paulinho, la situación para comprar se complejiza. Por lo que pensar en una cesión, suena como la alternativa más factible, dada la problemática planteada, algo que en realidad iría en contra de los planes a los que parecen agarrarse la secretaría técnica, traer un jugador con proyección para varios años, nada que ver con un préstamo de seis meses.

Otra cosa tendría en mente si finalmente Valverde decide que con los hombres que tiene le resultan suficientes para finalizar la campaña, en la recta decisiva, lo que le brindaría total confianza a dos piezas que hoy por hoy no tienen mucho recorrido en el verde, razones distintas a un lado. Coutinho y Malcom son atacantes de características distintas, que posibilitarían mover de varias formas el esquema de Ernesto en la zona ofensiva, pero su mayor punto negativo es que sin el uruguayo en cancha, la tan necesaria referencia que batalla con los defensores centrales, sobre todo en partidos en los que el rival se encierra y el talento individual es insuficiente, se pierde, pues ni los mentados, ni Messi, ni Dembélé, poseen esa capacidad de lucha que sí atesora Luisito.
A esto, sumarle otra complejidad en el momento de analizar los candidatos. El ADN culé no es un dato menor, por lo que no cualquier punta encajaría en el estilo del Barça, particular a la hora de valorar el quehacer de los hipotéticos seleccionados balón al pie. Sinceramente, el esquematismo debería irse borrando poco a poco, Paulinho y Arturo Vidal son de esos matices diferentes que siempre vienen bien para adornar con músculo la plasticidad blaugrana. En esa idea entraría nombres como el brasileño Willian José, el polaco Piatek y el compatriota de Suárez, Maxi Gómez. Delanteros de área, excelentes cabeceadores, habilidosos para pivotear y arrastrar esas marcas que permitirán a los extremos culés hacer mucho daño con balón controlado y campo para correr.

Por otro lado, la lista con más amplitud señala figuras como el alemán Werner, el español Rodrigo, los brasileños Richarlison y Firmino, así como el danés Dolberg. Este segundo casting es el más probable, a mí criterio y seguramente al de los encargados de manejar el tema, pues amén de la juventud que les acompaña a todos; experiencia dispar a parte, el mantener un sello es un himno que retumba en las calles catalanas. Estos últimos darían versatilidad al tan requerido tridente de ataque, urgido de renovación, pero de esa que aporta resultados en corto tiempo, Alcácer es la muestra más cercana de la impaciencia que se asoma en medio de la vorágine que implica ganar títulos. A la espera del siguiente paso, la ecuación debe conducir al mismo punto, un nuevo 9, en enero o en junio. El tiempo dictará sentencia.

@cronicarian

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s